Conchi L.

Conchi L.

Empecé a trabajar en el ámbito de la educación especial como Técnico en atención temprana con niños y niñas con TGD. Pude comprobar la importancia de hacer accesible el aprendizaje de forma diferente. El aprendizaje tenía que ser manipulativo, procedimental y sobre todo emocionante, para todos/as los niños/as.

Tras licenciarme en Pedagogía y trabajar años en formación permanente del profesorado  (esforzándonos todo el equipo por cambiar los procesos educativos y mejorarlos) necesité estar con los niños/as in situ y volví al aula. Buscaba innovación educativa, revisé publicaciones sobre neuroeducación, diferentes formas de enseñar en otros países y otras pedagogía “alternativas” a la tradicional y volví a releer a María Montessori.

Al ser madre comprendí la necesidad real de cambio educativo pues no encontraba una escuela que se ajustase del todo a lo que quería para mi hijo. Decidí seguir formándome para poder ofrecerle un espacio acorde a lo que creía que él necesitaba. Me certifiqué como Guía Montessori en la etapa O-3 y me titulé como Técnico Superior en Educación Infantil.

Tras poder aplicar la filosofía Montessori en diferentes espacios educativos, me invitaron a formar parte de este proyecto creado con tanto amor que no pude rechazar y que puede disfrutar ahora, entre muchos/as niños/as, mi segunda hija. Hoy me hace muy feliz ver cada mañana las sonrisas de los niños y niñas mientras aprenden por sí mismos.