Objetivos

La educación integral de los niños y niñas.

Mediante el desarrollo emocional, físico, intelectual y social del niño/a permitiremos que alcance la máxima capacidad dentro de las cualidades inherentes en cada uno. Estimularemos el interés por el conocimiento científico y el autoaprendizaje.

Excelencia e innovación educativa.

Estudiamos los procesos neuropsicológicos que se ponen en funcionamiento en los procesos de aprendizaje y pretendemos poner a disposición del niño/a todo lo que necesite para un aprendizaje de la máxima calidad y realmente efectivo y duradero.

La convivencia en un clima sano y enriquecedor.

Promoveremos la resolución de conflictos con respeto y amor hacia uno mismo y el prójimo, fomentando las relaciones personales de forma cordial y pacífica. Permitiremos el desarrollo de los valores personales del niño/a, lo que le conducirá a la autodisciplina. Y ésta le conducirá a pensar en el bien común.

El respeto de sus etapas evolutivas y sus procesos madurativos.

La educación debe ocuparse de satisfacer las necesidades de desarrollo de cada individuo. Cada ser es único e irrepetible. El estudio y la respuesta adecuada a las necesidades de cada etapa, debe ser la prioridad de la educación.

El fomento de la creatividad, la conciencia medioambiental y la felicidad.

Durante el día a día ofrecemos al niño/a herramientas y recursos que alimentan su creatividad y le estimulan su experimentación y concentración. El espacio está diseñado para que el niño/a fluya en la actividad, generando profundas sensaciones psicológicas de bienestar, relacionadas con los estados emocionales de mindfulness o atención plena.

La colaboración con las familias.

Somos profesionales y familias comprometidas con la educación de nuestros hijos/as. La comunicación diaria, la atención personalizada ,la colaboración, convivencias, serán la base para la creación de una comunidad de aprendizaje, con ella se extenderán lazos efectivos y afectivos desde nuestro espacio hacia las familias y hacia la localidad donde se ubica el centro.

 

¿CÓMO ALCANZAMOS ESTOS OBJETIVOS?

Ambientes preparados e inmersión lingüística: Puedes ver cómo es un ambiente preparado en apartado de la web “ambiente”. Sobre inmersión lingüística comentar que un adulto habla a los niños/as en Inglés durante toda la jornada escolar, además se hacen talleres, cuentos, canciones etc en Inglés.

Actividades de movimiento: El espacio exterior está preparado para ello con rocódromo, plano inclinado, túnel, arenero, barra de equilibrio, etc. Se atiende además al movimiento con la realización de actividades específicas para el desarrollo motor fino (materiales en el ambiente interior) y grueso como el Yoga entre otros. Además el movimiento se convierte en un hilo conductor en todo el método y desarrollo del día a día en el aula. Los niños/as tienen que desplazarse por el aula para elegir los materiales y llevarlos a las mesas o alfombras, las actividades de vida práctica se diseñaron para dirigir el movimiento hacia actividades útiles para el desarrollo, se trabaja en la elipse actividades de equilibrio porque el equilibrio interior parte del equilibrio exterior. No puede existir aprendizaje sin movimiento.

Adultos preparados: La Guía Montessori es el vínculo entre el niño y el ambiente preparado, de esta forma el niño/a es el verdadero protagonista del proceso de aprendizaje. Los Ambientes cuentan con Guías certificadas y cualificadas en la metodología Montessori y con titulaciones educativas oficiales dando garantías del saber hacer.
Materiales Montessori de calidad: María Montessori diseñó y perfeccionó a lo largo de toda su vida estos materiales que hacen que el niño/a cultive el amor por el aprendizaje y aprenda a aprender. Entre sus características se encuentran: ser atractivos, vistosos, cuidados con el fin de atraer la atención del niño/a hacia él e incitar a la actividad, fabricados con materiales nobles que le vinculen con la naturaleza, muchos ofrecen experiencias multisensoriales, que dotarán al niño/a de habilidades y conocimientos significativos, explotando al máximo cada uno de sus sentidos: la vista, el gusto, el olfato, el oído, el tacto. Además son autocorrectivos, dotando al niño/a de autonomía, autoestima y confianza y ayudan a mantener la concentración y el fluir en la actividad.

Aprender a aprender se considera un objetivo de vital importancia ya que nuestros niños/as en el futuro optaran a puestos de trabajos que posiblemente aún ni existen. El desarrollo de destrezas de autodisciplina, autoaprendizaje, autocorrección, responsabilidad, creatividad, etc es para nosotros una de las claves del éxito, personal y laboral en el futuro de los niños y niñas.

Agrupamientos heterogéneos: Así se fomenta la ausencia de competitividad y la colaboración entre todos los miembros de la comunidad. Los pequeños imitan a los mayores, éstos ayudan y cuidan a los pequeños. Facilita una sociedad en el aula y se asemeja a los ambientes sociales reales donde se desenvuelven los niños/as.

Temporalización autogestionada: El niño/a es quién decide cuánto tiempo necesita para realizar una actividad. Se respeta ritmos e intereses.

Atención a la diversidad: Cada ser es único e irrepetible. En un ambiente Montessori, cada individuo se convierte en el creador de sus propias capacidades. La educación no se emplea para estereotipar, sino para satisfacer las necesidades de desarrollo de cada individuo y potenciar su talento.